Teniendo un “Porqué”

El porqué es una de las herramientas mas importantes a la hora de generar motivación. Tener una razón ayuda a filtrar las acciones para reducirlas a lo que realmente importa. Por ejemplo ¿porqué crees que un fisicoculturista se encierra en un gimnasio durante horas al día o porqué crees que algunos atletas suben el monte Everest? Lo hacen por un reto personal, su fuerte deseo de ganar o por ser el mejor.

Cuando conoces tu porqué se te hace más fácil hacer las cosas que tienes que hacer. El porqué o la razón puede llegar a ser bueno o malo, por poner un ejemplo como el del actor Sean Penn que en Octubre del 2012 fue nombrado embajador ante el mundo de las causas nobles bolivianas u otros ejemplos como los que son impulsados por causas menos nobles y egoístas como los dictadores.

Mi misión personal es ser lo mas productivo posible y si puedo ayudar a alguien a también llegar a ese objetivo pues genial.
Lo mas importante es tener un porqué claro, por eso debes preguntarte: _¿porqué quiero hacer esto?_.

¿Recuerdas el concepto del placer y el displacer que comenté en la primera entrada? Muchos inventos de la actualidad han sido creados a partir de este concepto, para obtener placer al no hacer cosas repetitivas o arduas y así evitar el displacer que conlleva hacerlas.

Para las cosas grandes y arduas se necesitan: voluntad decidida, acción vigorosa, cabeza de hielo, corazón de fuego y mano de hierro – J.Balmes

Para no caminar inventamos los vehículos motorizados, para no escribir a mano inventamos la maquina de escribir y así sucesivamente. Volviendo al tema de la procrastinación, generalmente procrastinamos y dejamos las cosas para después debido a que nuestro porqué no es lo suficientemente apremiante o irresistible.

No quieres terminar algo que has empezado o algún proyecto probablemente debido a que tu porqué o razón es demasiado débil.
Quizás estés procrastinando en este momento por la falta de un porqué más apremiante que te obligue a tomar acción.

Por otro lado tienes un porqué de peso para mejorar tu productividad ya que si no estuvieses motivado a ello no estarías leyendo esto. Esto significa que el porqué para obtener placer de una productividad más eficiente es mayor que el displacer o dolor que estas sufriendo de no tomar acción.

Cuando sientas que estas procrastinando recuerda el porqué debes o quieres hacer lo que estas evitando. ¿Cual es mi porqué detrás de esta tarea o proyecto? Aquí es donde debemos buscar dentro de nosotros mismos la respuesta. Sigue preguntándote ¿porqué? y ¿qué pasara si no tomo acción? hasta que encuentres un porqué que te motive a tomar acción.

Por lo que he estudiado y por experiencia es mucho mas sencillo tener un porqué para evitar el desplacer que un porqué para obtener placer. ¿Cómo encaja tener un “porqué” con la motivación y superar la procrastinación? Probablemente te has dado cuenta que teniendo una razón, un porqué o una frase que explique el propósito de lo que haces te motivará a hacerlo.

Muchas veces cuando procrastinamos es por nuestro porqué, no resulta ser lo suficientemente apremiante como para motivarnos. Si no hay una razón de peso detrás de lo que vamos a hacer o de nuestro proyecto lo más probable es que procrastinemos en ello hasta que se vuelva lo suficientemente importante como para que lo hagamos.

El esfuerzo y el valor no son suficientes sin un propósito y sin dirección – John F. Kennedy

Muchos de nosotros dejamos las cosas para última hora porque no conocemos el porqué detrás de lo que hacemos o de nuestro trabajo. Entonces procrastinamos en ello hasta el último momento hasta nuestro “porqué” se ve obligado a cambiar de repente. Porque si no hacemos nuestro trabajo tendremos que enfrentarnos a las consecuencias que como todos sabemos queremos evitar a cualquier precio.

¿Por qué crees que muchas personas esperan a última hora para hacer la declaración de la renta o para pagar impuestos o tenemos que presentar un trabajo universitario lo dejamos para la última semana del semestre? Es porque no tienen un porqué contundente que los lleve a hacer y a terminar lo que tienen que hacer. A cambio son impulsados por un porqué que los impulsa a evitar el dolor o el desplacer temporal y no piensan en la consecuencia negativa real a largo plazo.

¿Por qué estas procrastinando? ¿Cual es tu porqué? Si no tienes un porqué que te motive a tomar acción, tu porqué no es lo suficientemente bueno o no lo tienes realmente claro. Es en ese momento que tienes que enfocarte y hacerte la misma pregunta hasta que encuentres un porqué que te impulse a tomar acción.

Sin más, nos leemos!
P.D Me interesa saber qué opinas del tema y en qué lo podría mejorar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *